BRIAN PETERMAN, EL COREÓGRAFO INTERNACIONAL QUE APUESTA POR EL TALENTO EN MÉXICO

Brian Peterman, el coreógrafo canadiense que desde hace un par de años se ha enfocado a apoyar la danza en diversos países, regresa a México para dirigir «Quetzal y el Poeta. Una leyenda de amor

Una historia de amor producida por este talentoso bailarín y director con más de 4 décadas de experiencia, quien declara que el proceso fue maravilloso y nos contó que disfrutó aliarse a los músicos para replicar su visión, “tengo una excelente relación con el compositor mexicano de la obra, y su calidad es impresionante. Escucho su música y se convierte en parte de mi cuerpo, y entonces empiezo a entender las historias que nos cuenta”.

A la edad de 6 años, Brian empezó a bailar en Vancouver y confiesa que el motivo por el que comenzó a aprender fue porque su madre pensó “si quieres tener una chica, debes bailar”. Peterman declara que desde el inicio fue atrapado por la danza, “amaba todo, era un mundo mágico que no existía en ningún otro lugar, sabía que era para mí”.

Agrega que en esa época no era común que hubiera hombres en el ballet, según sus declaraciones, en la ciudad solamente 6 niños bailaban, además había muchos prejuicios y homofobia, pero no le importó.

Después de estudiar en Chicago comenzó a trabajar como profesor en una universidad en Xalapa, México. Comenta que en la escuela destacaba un chico “muy inteligente”, el cual, tuvo que dejar sus estudios debido a que su padre falleció. Peterman al enterarse de esto decidió pagar sus estudios, y posteriormente adoptó al joven y a su hermano. Confiesa que en esa época era difícil tener una familia por ser homosexual y esta oportunidad fue “hermosa”, añade que “estoy muy feliz porque me dieron una familia y me enseñaron el verdadero amor, cambiaron mi vida.»



Por eso siento que le debo todo a México, por eso estoy pagando mi deuda al ayudar a otros”. Brian Peterman otorga becas y apoyos a bailarines mexicanos para crecer en el ballet nacional o internacional. Destaca que la virtud de los mexicanos es que, si les das una oportunidad, la toman sin dudarlo y ponen todo su empeño. Como fue el caso de sus hijos, quienes hicieron una gran carrera.

Peterman confiesa que posteriormente se estancó, “al principio estaba muy cansado, no hacía nada más emborracharme”.  Al enterarse de la matanza de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, su vida dio un giro. “Vi los rostros en la calle, fue muy fuerte y comencé a llorar. Imagina que fueran mis hijos, ¿cómo se puede vivir después de algo así?”. Además, declara que “cuando pasa una catástrofe México la gente protesta, y después lo olvida, yo prometí no olvidarlo, así que creé una opera en honor a los estudiantes fallecidos”. Así es como empezó a producir obras, “antes no sabía nada al respecto, pero aprendí a dirigir, no es difícil.

Manifiesta su amor por el arte de México. El mexicano es romántico, la cultura es hermosa; Aztecas, Mayas, Americanos, Hip-hop, todo eso se junta, sólo en México. Luego tienes la pasión de la gente, «aquí hay magia como en ningún otro lugar”. Añade que en el país no hay un orgullo suficiente por su origen, y suelen replicar obras extranjeras, “imagínate que en Canadá crearan ballets mexicanos, serían despedidos. En cambio aquí solo hacen ballets internacionales, no cuentan historias mexicanas”.

No te pierdas la función «Quetzal y el Poeta. Una leyenda de amor.», esta increíble obra producida por el bailarín y director internacional Peterman en colaboración de un gran equipo mexicano este jueves 26 de Agosto a las 17 horas en el Teatro Ernesto Gómez Cruz en la Ciudad de México.

Entrevista: Luis Sarmiento (@sarminluis)
Traducción: Roberto Arteaga (@robertoarteaga7)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *