Bailar es vital en medio de la pandemia, afirman psicólogos

La pandemia por la Covid-19 ha presentado múltiples retos para la sociedad. Entre tantas consecuencias, una que llama la atención de los psicólogos es el cambio en el estado de ánimo, quienes también proponen la expresión dancística para combatir las repercusiones emocionales. 

Una investigación publicada por la revista médica británica, The Lancet, reveló que la cuarentena afectó de manera negativa en la estabilidad emocional de los encuestados. Más del 70% de los entrevistados sufrió distintos síntomas psicológicos como: depresión, estrés, insomnio, ira, miedo y tristeza. Solo el 9% manifestaron felicidad y alivio. Esta cifra preocupa, ya que solo representa las consecuencias por el aislamiento, la investigación no consideró las repercuciones mentales por el desempleo, pérdida de familiares, cambios en la forma de trabajar y estudiar, y más aspectos negativos causados por la pandemia.

Ante esta deficiencia en la salud emocional de la población, múltiples psicólogos proponen la danza para mejorar el estado anímico. Un estudio de la Universidad de Columbia, resalta que esta actividad tiene un doble beneficio: el baile por si solo activa los circuitos motores y sensoriales del cerebro, la música estimula los centros de gratificación del principal órgano.

Especialistas de Harvard afirman que bailar reduce el estrés, incrementa los niveles de serotonina, la cual, la consideran como «la hormona del bienestar». Bailar también combate la depresión, un estudio realizado en Corea y publicado en la revista International Journal of Neuroscience, declaró esta actividad como una nueva terapia de movimiento de danza, llamada DMT por sus siglas en inglés. Psicólogos y psiquiatras afirman que es un buen método para tratar la depresión y la angustia, ya que aumenta la concentración de dopamina.
Esto lo confirma un estudio de la Universidad de Jyväskylä, Finlandia «Estos resultados fomentan el uso de intervenciones terapéuticas creativas, interactivas, psicofísicas y experimentales en el tratamiento de la depresión«.

Los beneficios mecionados son destacables en la actividad dancística, un estudio de la Universidad de Hertfordshire en Inglaterra, demostró que bailar libera más endorfinas que cualquier otro tipo de ejercicio. El doctor que coordinó el estudio, Peter Lovatt, declaró que «para muchas personas, bailar provoca una liberación emocional; a menudo es una felicidad sin complicaciones, mientras que para algunas puede hacerlas llorar. Es catártico, dejar ir las emociones reprimidas«.

La danza no discrimina, ya que beneficia a distintas generaciones, los estudios anteriormente mencionados fueron aplicados a diferentes rángos de edad, desde adolescentes hasta personas de la tercera edad. Eva María Méndez, especialista en psicología clínica, explicó que la danza ayuda de diferente forma, depende de la edad. Los niños mejoran su coordinación, condición física, fuerza y sentido musical. Los adolescentes y adultos jóvenes conectan consigo mismos y mejoran el control emocional, así canalizan emociones negativas. Los adultos mayores encuentran al baile como una de las mejores formas para combatir el deterioramiento mental y físico.

El cierre de academias dancísticas no debe de ser un impedimento para bailar. La profesora de yoga y arte terapeuta, Flor Martínez, imparte desde Colombia el taller Reconexión en Movimiento, en el cual combina distintos estilos de baile para ofrecer un canal que permite actuar ante la vida. Afirmó que la danza es una determinación terapéutica indispensable durante la pandemia.

Vélez Giraldo, conocida como Magic Flow Yoga, declaró que impartir clases en línea fue un reto muy complicado. Vélez expuso que “En mis talleres se creaban redes de mujeres que se apoyaban mutuamente en sus proyectos y emprendimientos, yo creí que eso no podría pasar en la virtualidad pero después de superar esas barreras mentales encuentro que la gente se conecta de la misma forma y con las mismas ganas, de sudarse todos esos problemas con los cuales nos ha llenado esta situación de miedo”. Además, resaltó que la danza no solo es ejecutar y aprender pasos o coreografías, para quienes quieren iniciar en ésta actividad y combatir con la ansiedad, les recomienda combinar el movimiento y la naturaleza.Bailar en el espejo o en el baño es un buen ejercicio para realizar en casa, eso ayuda a reconocer nuestra imagen y hacernos consientes de nuestro cuerpo”, confirmó.

Si el mundo antes de la pandemia necesitaba de la danza para la estabilidad emocional, ahora es más importante. Tanto para la salud emocional y física, el baile ayuda a sobrellevar un evento que nadie esperaba y que nos afectó a millones. La danza puede ser la solución para recuperar la felicidad perdida en la vida antes del Coronavirus.

Redacción: @robertoarteaga7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *